Un análisis de las heces de los perros en la calle permitirá multar a sus dueños

Pisar en el suelo de la calle “cacas” de perros puede que tenga los días contados. En algunas comunidades autónomas se ha comenzado a ensayar una prueba piloto muy restrictiva para acabar de una vez con esa desagradable experiencia que todo peatón ha sufrido alguna vez.

La prueba consiste en un análisis exhaustivo de las deposiciones de los canes cuando se haya hecho una denuncia. Previamente, todas las clínicas veterinarias tendrán la obligación de hacer un registro con los datos de la analítica del can cada vez que los dueños inscriban a su mascota, que facilitarían al policía local llegado el caso de la denuncia lo que permitiría encontrar al infractor del comportamiento incívico.

Paralelamente el gobierno central ha aprobado una medida que penalice económicamente con más dureza a los dueños que no recojan los excrementos de sus perros. Si se demuestra que el dueño de un can no ha recogido los restos tendría que hacer frente a una multa de 4200 euros y pagar el análisis clínico que ha determinado que su mascota es la “propietaria” de esos hallazgos fecales. Si hay reincidencia en la falta, tendría que abonar el doble de dicha cantidad. En un tercer caso, arresto domiciliario de un mes junto a la multa correspondiente para el infractor que triplicaría la primera cifra. La medida está siendo bien acogida por los ciudadanos en los que se ha implementado la medida según nos informan desde los ayuntamientos que hemos consultado.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: