Pide la mano de su hija y el suegro le da una mano ortopédica.

Aún quedan jóvenes románticos y con valores férreos, aunque posiblemente nuestro siguiente protagonista, un joven de Cuenca, se lo pensará dos veces a la hora de tener un detalle con su suegro. Los hechos acontecieron hace un par de semanas cuando el chico acudió a la casa del suegro para pedirle la mano de su hija, un acto protocolario muy habitual hace unos años. El hombre, jubilado y con un sentido del humor muy inteligente, se levantó del sofá para volver minutos después con una mano ortópedica y seguidamente exclamó: “Aquí tienes la mano de Marta, tuvo un accidente de pequeña y la que tiene es implantada. Esta es su verdadera mano y te la doy como muestra de confianza en ti”.

El chico quedó sin palabras y no sabía si estaba siendo víctima de una broma o, por el contrario, la historia era cierta. Después de unos segundos de tensión y dudas el suegro esbozó una gran sonrisa y abrazó al futuro yerno, admitiendo que se trataba de una broma y que, por supuesto, tenía el consentimiento para el enlace. Una broma algo macabra pero original y que, de buen seguro, tardará mucho en olvidar y es que la primera troleada de un suegro queda grabada.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: