Pedro Sánchez y su mujer anuncian que no saludarán más al Rey ni a ningún cargo

El presidente, visiblemente indignado, echa la culpa del error de protocolo a la Casa Real. «Ya no los saludo más, ni a ellos ni a nadie» afirmó Sánchez ante la prensa.

La celebración del Día de la Hispanidad, el 12 de octubre, pasará a representar uno de los peores recuerdos del presidente del Gobierno en España, Pedro Sánchez.

En uno de los actos públicos más importantes, el presidente y su mujer saludaron a sus majestades de España, Don Felipe VI y Doña Letizia y luego se quedaron a su lado, saludando ellos también a todo el que pasaba por allí.

Desde la Casa Real les llamaron la atención y, con cara de pocos amigos, se resignaron a seguir al resto de asistentes.

En posterior rueda de prensa, Pedro Sánchez explicó que desde la Casa Real les indicaron que se quedaran allí. «Ya que estábamos, no íbamos a ser maleducados, por lo que fuimos saludando a todo el mundo», dijo el presidente.

Con tono indignado, Pedro Sánchez continuó la rueda de prensa explicando que no pensaba saludar más al Rey ni a la Reina. «Ya no los saludo más, ni a ellos ni a nadie» afirmó.

De hecho, el Gobierno ya ha iniciado la presentación de un decreto, que prohíba que la gente se salude, bajo sanción económica de 200 euros y pérdida de 3 puntos del carné de conducir, si se tuviese.