Para acceder a los puticlubs habrá que presentar autorización de “madre o esposa”

La asistencia a los clubs de alterne siempre ha venido asociada al anonimato y al secretismo, básicamente por tratarse de un establecimiento en donde se lleva a cabo la infidelidad con la esposa o por el gasto excesivo si el cliente vive en casa de los padres y es mantenido por los mismos.

Otra evidencia de ello es la disposición en la que podemos observar el propio aparcamiento, siempre de forma que oculta desde el exterior los vehículos de los clientes. Ante la gran cantidad de demandas de divorcio por este tipo de locales, la Ley que regula los clubs de alterne ha sido modificada recientemente, “la persona encargada del control de acceso al establecimiento, además de prohibir la entrada a menores, exigirá al interesado una autorización firmada por su esposa o en su defecto su madre si la convivencia fuera con ella…” es parte del texto redactado.

“Coño, pues ahora entiendo porqué están abriendo una puerta por la parte trasera del puticlub que hay al salir del pueblo, por ahí nos colaremos, menudo sartenazo me da la jefa si le pido 50 euros y permiso”.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: