Le da a su abuelo una pastilla de viagra tras equivocarse de pastillero

Cuando vamos sumando años, en la mayoría de los casos necesitamos de una serie de pastillas para calmar los dolores. Es por eso que es importante que tengamos todas las pastillas bien controladas para evitar equivocaciones.

De lo contrario puede ocurrir lo que le pasó a Manuel y es que, tras un repentino pinchazo en la espalda, le solicitó a su abuelo que le trajera la pastilla que tenía en su pastillero para los dolores.

Puesto que no tenía etiquetados los pastilleros, el nieto cogió el primero que vio y que le pareció que era al que se refería y se lo dio a su abuelo. La sorpresa fue al cabo de la media hora, en la que no solo no se le habían quitado los dolores, sino que empezó a verse un extraño cambio en su cuerpo. El nieto se había equivocado de pastillero y le había dado a su abuelo una viagra.

Como no había forma de bajar aquello, tuvieron que acudir a urgencias, donde tras esperar un buen rato se terminó bajando. Para otras ocasiones, el médico le recomendó que acudiese a una profesional y así se evitaba esperar en la sala de urgencias.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: