La DGT multará a los padres que no hagan callar a sus hijos chillando en un semáforo

0
183

La institución ha explicado ante los medios de comunicación que la medida intenta reducir la contaminación acústica presente en las ciudades.

La típica situación de un atasco llevando a los niños al Colegio, mientras chillan, preguntan cuándo llegan y molestan al resto de conductores es, desde hoy, un delito de tráfico.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha presentado una nueva ley por la que se impondrá una multa a aquellos padres que no hagan callar debidamente a sus hijos, cuando se encuentren chillando en un semáforo.

En rueda de prensa, los responsables de la DGT que han presentado la nueva ley, han explicado que el objetivo es reducir la contaminación acústica que afecta a las ciudades.

“El chillido de los niños, multiplicado por todos los coches con menores que hay en un semáforo esperando, puede ser calificado de contaminación acústica“, afirman.

La multa podrá ser expedida por la Policía Local y la Guardia Civil y supone una sanción de 100 euros. Los padres reincidentes, además, tendrían que asistir a clases para educar bien a los hijos.

Con el fin de evitar malentendidos, la DGT explica que la responsabilidad de la sanción será para el conductor, independientemente de si es el padre de las criaturas. “Esta matización evitará que algunos conductores exijan un test de paternidad para librarse de la sanción” explican desde la DGT.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: