Iker Jiménez analiza el caso de una familia de chinos un domingo en la playa y la tienda cerrada

Este pasado domingo, un hecho insólito sucedía en la turística ciudad de Benidorm. Una familia de chinos compuesta por un matrimonio y tres hijos, descansaba en tumbonas bajo el Sol, teniendo constancia de que el comercio que regentan, tenía el cartel de CERRADO.

Bañistas, turistas y hasta los propios vigilantes, atónitos no daban crédito de lo que contemplaban, dando aviso al 112 de lo observado. Una vez que una patrulla de Policía Nacional confirmó la veracidad de lo relatado por decenas de llamantes, no dudaron en informar de lo acontecido al famoso Iker Jiménez, siendo evidente que algo raro, misterioso y espeluznante estaba sucediendo ese día a esta misteriosa familia china en la ciudad alicantina.

Tras enviar el propio Iker a su equipo de investigación a pie de playa, entrevistaron a la propia familia así como a varios testigos. “Nunca había visto algo igual, toda la familia allí en la playa un domingo, los críos haciendo castillos, se echaban crema, llevaban incluso una merendera con cerveza Cruzcampo y… la tienda cerrada, los pelos como escarpias se me pusieron”, manifestaba uno de los testigos.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: