Hasta 2000€ de multa a los dueños de perros que no lleven bozal en la vía pública

La nueva medida aprobada esta semana en el Congreso, obligará a todos los perros independientemente de su raza y tamaño a llevar bozal nada más salir a la calle.

La sanción a aquellos dueños que no cumpla con la nueva normativa que entrará en vigor a partir del nuevo año, podrá ascender hasta los 2000€ máximo y en caso de ser reincidente podrían incluso perder a su perro.

La disposición tiene como fin blindar a los ciudadanos una mayor seguridad en la vía publica, así como evitar que los ladridos de estos animales puedan molestar o causen pánico a los ciudadanos, ya que, según estudios llevados a cabo por una Asociación en Apoyo a la Ciudadanía, han revelado que más de un 50% de la población siente temor cuando un perro le ladra o simplemente se le acerca.  

sabemos que no es lo mejor para los animales, pero debemos anteponer la seguridad de los ciudadanos, ya que un perro pequeño e inofensivo podría morder al igual que lo hace uno grande y peligroso. Lo que podría ser realmente peligroso para niños y personas mayores. Además, en caso de que un perro se escape de su dueño con esta medida de prevención evitaríamos que cause cualquier tipo de daño, y al mismo tiempo los vecinos sentirse más cómodos y seguros”. Aclaraba un portavoz del Gobierno.