Expedientado un G.C. de Tráfico por bromear con la configuración del alcoholímetro

Ocurría el pasado fin de semana a las afueras de Cádiz. Un control del alcoholemia llevado a cabo por una patrulla motorizada de la Guardia Civil de Tráfico, pronto se convertiría en noticia pero, no teniendo como protagonista a un conductor sino , a uno de los agentes actuantes por tan peculiar ocurrencia.

Su amplia experiencia en informática y electrónica, sumado a su carácter jocoso y bromista además de ser Cadiz su ciudad natal, hizo a este agente sufrir la apertura de un expediente disciplinario. Por lo visto, manipuló el alcoholímetro y lo configuró de tal modo que a partir de 0’60mg/ de aire espirado la lectura fuera “hasta el ojete”. Lo que no se esperaba el agente socarrón, es que en el control accediera un vehículo conducido por un funcionario de la Jefatura Provincial de Tráfico y que a pesar de su embriaguez, pudiera fotografíar el aparato.

“Reconozco mi culpa y asumo mi error pero el Guardia también tiene culpa por manipular eso y y revolcarse de risa con sus compis” manifestaba ante su superior. Ya han sido citados los agentes e iniciado un expediente disciplinario por conducta impropia y manipulación de material sin consentimiento.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: