Enfermera adoptó a un bebé que no recibió visitas en 5 meses

Liz Smith (45 años) trabaja en el Hospital Franciscan Children de Brighton (Massachussets, Estados Unidos) como jefa de enfermería.

Un día cualquiera, se marchaba después de su turno de trabajo y en el ascensor del hospital se encontró con una pequeña niña, de impactantes ojos azules. A la compañera que la llevaba le preguntó quién era y al conocer su historia, su vida cambió para siempre.

La pequeña era Gisele, un bebé prematuro que nació a los 8 meses de desarrollo con apenas 900 gramos.

Sufría síndrome de abstinencia neonatal, ya que su madre había consumido durante el embarazo cocaína, heroína y metadona.

Cuando Liz descubrió a Gisele, la pequeña estaba bajo la custodia del Estado de Massachussets, que la derivó al hospital donde ella trabaja, porque necesita atención especializada para sus pulmones y un tubo de alimentación.

En los 5 meses que llevaba ingresada, nadie había ido a visitar a Gisele. Estaba completamente sola en el mundo y se le estaba buscando un hogar de acogida.

Liz se marchó a su casa como cualquier otro día, pero en su mente estaba Gisele, su triste llegada al mundo y su incierto destino. Decidió que tenía que tomar cartas en el asunto.

Liz Smith solicitó y obtuvo la custodia de la pequeña que, en ese momento, solo tenía 8 meses de edad. Cuando estuvo suficientemente fuerte para el alta, se la llevó a su casa, donde la cría como madre soltera.

En la actualidad Gisele tiene 2 añitos y sigue con problemas para alimentarse, ya que todavía necesita un tubo para comer, pero su madre adoptiva y ella son más felices que nunca. Según dijo Liz, a la pequeña le encanta el queso, la pizza y hasta el aguacate y, además, es muy cariñosa y le gusta cantar.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

[mashshare]

Quizás te interese: